[ .. ] De hecho, el inesperado anuncio de la concesión a Celia del premio Nobel de literatura dejó al descubierto la naturaleza endemoniada de muchos de los seres que gobernaban en los destinos de Caína, por aquellos años. [ .. ]

Read the rest of this entry »

128

Víctor de la Serna, Armario y Umbría tenían, cada uno de ellos, buenas razones para guardar el secreto doloroso de una mujer a la que respetaban, por muy distintas razones. En su juventud, cuando su padre lo inició a los arcanos del periodismo, Víctor había admirado la prosa de las primerísimas crónicas de sociedad de la joven Celia de su época; y deseaba conseguir para el nuevo Informaciones, dirigido por su hermano Jesús, una colaboración semanal de la ilustre académica…

Read the rest of this entry »

73

La monótona señal plana de un teléfono descolgado no indicaba la hora exacta en que Celia y Laure pudieron interrumpir su conversación; pero si parecía sugerir a Ramón, al despertarse, escuchando la lluvia, mansamente, sin cesar, en el patio desde donde entraba una tímida luz perlada, finísima, el descuido, el abandono, con que Celia había estado cuchicheando, a sus espaldas, mientras dormía, extraño, ajeno y muy lejos del oscuro mundo que había entrelazado la vida de las dos amigas de manera tan inextricable…

Read the rest of this entry »

161

Inconcluso el cigarrillo con el que saborearon los últimos instantes de soledad, Iñigo advirtió asombrado como volaba el tiempo. Debía convocar con mucha urgencia al peluquero. Darían cita a la prensa a primeras horas de la tarde. El mayordomo anotaría el rosario incesante de llamadas, mientras él daba una ducha rápida a Celia, sentada en una bañera recomendada calurosamente por su médico de cabecera, convencido que los masajes y chorros de agua caliente eran de alguna utilidad para entretener la ilusión de una improbable cura del mal de los huesos de su paciente.

Read the rest of this entry »

185

Así, la demencia de las semillas de la tierra y la folía de la humana simiente volvían a trabarse con lazos inextricables en la oscuridad de la besana abierta por el arado de aquel hombre, aquejado, a su turno, de la locura de estar vivo y tener la esperanza de levantar la piedra funeral de su sepulcro, tras desentumecer su cuerpo aterido por los ungüentos mortuorios, rasgar el lienzo de su mortaja y ponerse en pie, como un resucitado, presto a salir de su tumba, en busca de la agonía de vivir…

Read the rest of this entry »

91

Picasso la cortejaba, en cierta medida, con un tacto tan delicado, que Celia todavía tardó en comprender que tales confesiones (o la manera con que su autor accedía a mostrarle, en apariencia, la representación gráfica de algunos de sus secretos; callando, ocultando, velando, las metamorfosis que conducían hasta el umbral de aquellas iluminaciones, semejantes a diminutos prodigios directamente caídos del cielo, como briznas de ángeles descarriados en el infierno terrenal) formaban parte de la puesta en escena de un sacrificio humano: y ella había sido escogida como víctima propiciatoria…

Read the rest of this entry »

CJC y Julio Cortazar se cruzaron durante un cóctel literario, en Gallimard, con motivo de la presentación de la traducción francesa de La almadraba / La colmena, publicada en la legendaria colección que introdujo a Borges en París.

Read the rest of this entry »