Cartas a las golondrinas

March 21, 2006

9

Insensible a las infantiles fabulaciones con las que Celia intentaba protegerse y sobrevivir, caída en un mundo muy hostil, Jacinta intuía los riesgos y posibles amenazas de la imprevisible imaginación de su hijastra; y, andando el tiempo, urdió la necesidad urgente de ingresarla en un internado para hijas de familias acomodadas, cuya disciplina, impuesta por las monjas de una orden reputada por su severidad, sometería las peligrosas ilusiones de una niña soñadora, en demasía…

 

… obligada a cumplir el rigor de la obediencia ciega y mecánica, alejándola de manera preventiva de las tentaciones con las que el ocio y los caprichos consentidos podían corromper las inclinaciones artísticas de una hija única de imprevisible pubertad. Débil y doblegado, desde mucho tiempo atrás, cuando había renunciado, por cobardía, a las responsabilidades y deberes propios de su paternidad, fallida, Cosme Jiruña solo vio en el destierro de su hija, en un adusto internado de Caína, la capital, una posible y prometedora coartada para escapar, ocasionalmente, él mismo, a los rigores infernales de la vida provinciana, donde estaba perdiendo su vida. Cubierto con el pretexto de visitar a su hija, y, cumplido ese obligado requisito, podría adentrarse durante unas horas por las mefíticas callejuelas donde las luces de neón y colores chillones, con las que se ilumina la puerta de los lupanares más lúgubres, le prometían un placer que, en verdad, no había conocido nunca.

 

A las puertas de la pubertad, la lejanía de Poncia le permitió a Celia comprender que los caminos y las cárceles del infierno pueden tener cambiantes e infinitos rostros. Habituada a su inmensa habitación llena de juguetes, con los que había podido intentar recogerse y amueblar su soledad de niña malquerida por su madrastra, no le fue fácil, los primeros meses, intentar dormir, sin llorar, en un dormitorio colectivo, con camas metálicas, donde las lágrimas eran saludadas con risas y crueles chanzas por unas condiscípulas mejor adaptadas a la disciplina y el frío de aquella sala decorada con crucifijos. Cada mañana, antes siquiera que llegasen las luces del alba, temía el espantoso advenimiento de un nuevo día, sin remedio, interminable; con unos horarios cuyo rigor debía cumplirse con la fatalidad de una carrera siempre perdida, en los pasillos, en los lavabos, en el comedor, donde un trozo de jabón, o un vaso de agua, podían ser motivo de sordas disputas, que solo hacían más cruel la selvática ley carcelaria del más fuerte. El señuelo de una cierta esperanza parecía jugar con su trémulo corazón, al final de la mañana, cuando podía correr y saltar, libre, durante un corto recreo, en el patio donde dos solitarios eucaliptos servían de ruidoso refugio a las bandas de gorriones, cuyo alboroto se confundía con los juegos, gritos y risas de aquellas avecillas encerradas en la jaula de un internado que Celia sentía, en sus carnes, como una cárcel; de la que comenzó a intentar evadirse escribiendo cartas a las golondrinas, esperando que su anhelada llegada le trajese noticia de otros mundos, hacia los que parecían dirigirse las maravillosas nubes que pasaban, cada día, sin dejar otro rastro que la melancolía en el corazón de aquella niña que cada mañana miraba al cielo intentando escrutar los caminos de las avecillas que vendrían, con la primavera, todavía muy lejana.

 

Advertisements

One Response to “Cartas a las golondrinas”


  1. […] “El islamismo es una amenaza totalitaria semejante al nazismo y el stalinismo” ( .. ) “El Islam no es soluble en la República francesa ni en el Reino de España” ( .. ) “Los islamistas pueden llegar a ser más peligrosos que los terroristas” ( .. ) “¿Alianza de civilizaciones?… hablemos seriamente, por favor”. [ .. ] Biografía NO autorizada de CJC. Cartas a las golondrinas […]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: