Así llegó Lolita a la más poderosa de las grandes editoriales de Caína

March 10, 2007

109

Dolores del Bosque irrumpió en las vidas de Celia y Ramón como una avecilla de paso, una primavera, en los pasillos de Azanca. Su primer trabajo fue archivar diapositivas de mujeres desnudas, en las más variadas posiciones lúbricas, obscenas, utilizadas como carnaza fácil para la ilustración de muchos fascículos de la Enciclopedia del Buen Amor. Allí donde una joven de otra sensibilidad se hubiera sentido vejada, Loli cumplía su tarea con una pulcritud entomológica y un rigor clínico que le permitía clasificar, con su nombre exacto, científico, o vulgar, las ilustraciones fotográficas, comerciales, de las más variadas posiciones, variantes, habitudes, vicios, manías y caprichos de la imaginación, o la carne alumbrada.

Tal sabiduría filológica llamó muy pronto la atención de Celia, que decidió utilizar a Dolores en otros menesteres más acordes con su formación y experiencias, que ya eran considerables, a pesar de su juventud. En Berkeley, tras un largo periplo iniciático en hoteles y moteles de carreteras secundarias, Loli había estudiado lengua, marketing y publicidad; y siguió durante dos semestres un curso de escritura creativa, antes de trabajar, como camarera, en una cadena de hamburgueserías, para pagarse tres años de estudio de idiomas, en Viena, París y Roma; donde se empleó como figuranta, en comedietas salaces y grandes coproducciones que consumían ingentes cantidades de señoritas disfrazadas de mártires cristianas prestas al sacrificio, en el circo, vírgenes muy ligeras de ropa, a pesar de la espiritualidad de su calvario, mortal y rosa.

Ramón Picazo fue el primero en descubrir y saberse atraído por el perfume con el que Lo tocaba su diario y siempre distinto maquillaje (con la gracia furtiva de muchos insectos, flores y plantas aromáticas, que utilizan el olor como recurso de seducción sexual, en el que les va toda su amenazada existencia; ya que la transmisión de la vida y la supervivencia misma de su especie está supeditada a los movimientos reflejos de un tropismo de perfumería botánica). Y pronto se dejó arrastrar por su pasión de cazador furtivo, persiguiendo, sin mucho éxito, a las becarias, secretarias y trepadoras que pululaban por los pasillos de Azanca. El escándalo innecesario de sus escarceos con Guadalupe Larios alejó a otras posibles víctimas, que hubieran estado dispuestas a ceder, ocasionalmente, quizá, a las promesas del esposo de la patrona. La voz cantarina de Lo, ligeramente infantil, y su caminar felino, sin descomponer nunca su figura, hacían mucho más atractiva la persecución de una mariposa de alas tan iridiscentes, que siempre escapaba y se perdía entre las sombras de aquella oscura selva; para continuar acosando a sus víctimas desde las impenetrables tinieblas de su ausencia, a través de los invisibles lazos de la memoria olfativa de sus afeites y colonias, que Loli compraba en una cadena de productos de belleza, pero cambiaba, a diario, con un talento de perfumista que conoce los gustos más subidos de su clientela.

El dilatamiento automático del iris de los ojos de Ramón, a la vista de las ajustadas camisitas de seda de Loli, o sus exiguas faldas de colores chillones, haciendo más presente la turgencia de sus muslos, lo convertían en una nueva víctima, infeliz, indefensa y obediente, corriendo detrás de una cervatilla que desaparecía en el bosque encantado de aquel infierno de oficinas superpuestas en forma de cubos simétricos, donde ella advertía que, en verdad, el triste caballero andante seducido por sus afeites apenas era un siervo más, en una corte donde solo había una abeja reina: Celia.

Advertisements

7 Responses to “Así llegó Lolita a la más poderosa de las grandes editoriales de Caína”


  1. […] Biografía NO autorizada de CJC. Así llegó Lolita a la más poderosa de las grandes editoriales de Caína […]


  2. […] ● Así llegó Lolita a la más poderosa de las grandes editoriales de Caína […]


  3. […] Así llegó Lolita a la más poderosa de las editoriales de Caína […]


  4. […] Así llegó Lolita a la más poderosa de las editoriales de Caína. […]


  5. […] Así llegó Lolita a la más poderosa de las grandes editoriales de Caína. […]


  6. […] Así llegó Lolita a la más poderosa de las grandes editoriales de Caína. […]


  7. […] Así llegó Lolita a la más poderosa de las grandes editoriales de Caína. […]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: