[ .. ] De hecho, el inesperado anuncio de la concesión a Celia del premio Nobel de literatura dejó al descubierto la naturaleza endemoniada de muchos de los seres que gobernaban en los destinos de Caína, por aquellos años. [ .. ]

Read the rest of this entry »

128

Víctor de la Serna, Armario y Umbría tenían, cada uno de ellos, buenas razones para guardar el secreto doloroso de una mujer a la que respetaban, por muy distintas razones. En su juventud, cuando su padre lo inició a los arcanos del periodismo, Víctor había admirado la prosa de las primerísimas crónicas de sociedad de la joven Celia de su época; y deseaba conseguir para el nuevo Informaciones, dirigido por su hermano Jesús, una colaboración semanal de la ilustre académica…

Read the rest of this entry »

73

La monótona señal plana de un teléfono descolgado no indicaba la hora exacta en que Celia y Laure pudieron interrumpir su conversación; pero si parecía sugerir a Ramón, al despertarse, escuchando la lluvia, mansamente, sin cesar, en el patio desde donde entraba una tímida luz perlada, finísima, el descuido, el abandono, con que Celia había estado cuchicheando, a sus espaldas, mientras dormía, extraño, ajeno y muy lejos del oscuro mundo que había entrelazado la vida de las dos amigas de manera tan inextricable…

Read the rest of this entry »

161

Inconcluso el cigarrillo con el que saborearon los últimos instantes de soledad, Iñigo advirtió asombrado como volaba el tiempo. Debía convocar con mucha urgencia al peluquero. Darían cita a la prensa a primeras horas de la tarde. El mayordomo anotaría el rosario incesante de llamadas, mientras él daba una ducha rápida a Celia, sentada en una bañera recomendada calurosamente por su médico de cabecera, convencido que los masajes y chorros de agua caliente eran de alguna utilidad para entretener la ilusión de una improbable cura del mal de los huesos de su paciente.

Read the rest of this entry »

185

Así, la demencia de las semillas de la tierra y la folía de la humana simiente volvían a trabarse con lazos inextricables en la oscuridad de la besana abierta por el arado de aquel hombre, aquejado, a su turno, de la locura de estar vivo y tener la esperanza de levantar la piedra funeral de su sepulcro, tras desentumecer su cuerpo aterido por los ungüentos mortuorios, rasgar el lienzo de su mortaja y ponerse en pie, como un resucitado, presto a salir de su tumba, en busca de la agonía de vivir…

Read the rest of this entry »

91

Picasso la cortejaba, en cierta medida, con un tacto tan delicado, que Celia todavía tardó en comprender que tales confesiones (o la manera con que su autor accedía a mostrarle, en apariencia, la representación gráfica de algunos de sus secretos; callando, ocultando, velando, las metamorfosis que conducían hasta el umbral de aquellas iluminaciones, semejantes a diminutos prodigios directamente caídos del cielo, como briznas de ángeles descarriados en el infierno terrenal) formaban parte de la puesta en escena de un sacrificio humano: y ella había sido escogida como víctima propiciatoria…

Read the rest of this entry »

CJC y Julio Cortazar se cruzaron durante un cóctel literario, en Gallimard, con motivo de la presentación de la traducción francesa de La almadraba / La colmena, publicada en la legendaria colección que introdujo a Borges en París.

Read the rest of this entry »

Las relaciones de mi CJC con las artes y literaturas de vanguardia es evocada es varios capítulos, 130, 131, 141, 143, 144, 145, 146 y 149, entre otros. En su historia tienen particular importancia las relaciones amistosas de su hija, Celia jr., como jóvenes artistas que ejercieron cierta influencia, de Guillermo Pérez Villalta a Ignacio Gómez de Liaño, de Javier Ruiz a Isidoro Municio. La desfloración de Celia jr. precipitaría luctuosos acontecimientos…

  Read the rest of this entry »

Ángel García Galiano, crítico y novelista, estima que mi novela La locura de Lázaro es “un libro sorprendente” [ .. ] “un fresco impagable de la situación político-cultural española de entonces y de ahora, reconvertida en universo mítico” [ .. ] “una comedia bárbara solanesca, pero retocada con la fina mirada entomológica de un admirador de Nabokov”. Uauuuuuuuuuu…

Read the rest of this entry »

109

Dolores del Bosque irrumpió en las vidas de Celia y Ramón como una avecilla de paso, una primavera, en los pasillos de Azanca. Su primer trabajo fue archivar diapositivas de mujeres desnudas, en las más variadas posiciones lúbricas, obscenas, utilizadas como carnaza fácil para la ilustración de muchos fascículos de la Enciclopedia del Buen Amor. Allí donde una joven de otra sensibilidad se hubiera sentido vejada, Loli cumplía su tarea con una pulcritud entomológica y un rigor clínico que le permitía clasificar, con su nombre exacto, científico, o vulgar, las ilustraciones fotográficas, comerciales, de las más variadas posiciones, variantes, habitudes, vicios, manías y caprichos de la imaginación, o la carne alumbrada.

Read the rest of this entry »